facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

¿Qué son las aflatoxinas?

Asuntos Regulatorios Estados Unidos

La FAO lo tituló "Micotoxinas de importancia mundial" es por ello que queriamos compartir con ustedes la información presentada por Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria. Todas las aflatoxinas son carcinogénicas, mutagénicas y teratogénicas.

Las aflatoxinas pertenecen al grupo de las micotoxinas, toxinas producidas por hongos que contaminan los cereales y frutos secos, pudiendo provocar al ser humano aflatoxicosis al consumir dichos alimentos con altas concentraciones de aflatoxinas.

Micotoxinas de importancia mundial
Las aflatoxinas son micotoxinas producidas por hongos del género Aspergillus, especialmente por algunas cepas de Aspergillus flavus y por casi todas las de Aspergillus parasiticus, aunque también pueden ser producidas por hongos del género Penicillium.

Pueden formarse tanto en el cultivo del alimento en campo de cereales (principalmente maíz) y todo tipo de frutos secos, como durante la recolección, transporte y almacenamiento.

Estos hongos requieren ciertas condiciones favorables para su crecimiento y producción de aflatoxinas, generalmente, elevadas temperaturas y elevada actividad de agua (en el ambiente y en el suelo).
Asimismo, los daños físicos a las cosechas (por golpes, ataques de insectos, roedores, aves, etc.) favorecen la proliferación de hongos y su consecuente producción de aflatoxinas.

El rango de temperatura de crecimiento de los hongos productores de aflatoxinas oscila de 4ºC a 45ºC, mientras que la temperatura de producción de las aflatoxinas es de 11ºC a 35ºC, con una temperatura óptima de 22ºC y una humedad relativa del 80-90%.

Aunque han sido identificados al menos 20 tipos diferentes de aflatoxinas, existen cuatro aflatoxinas principales: aflatoxina B1, aflatoxina B2, aflatoxina G1 y atoxina G2.

Además, es de especial importancia la Aflatoxina M1, derivada de la aflatoxina B1, que es excretada en la leche de las hembras de los mamíferos por ingesta de pienso contaminado con Aflatoxina B1. De la misma forma, a partir de la aflatoxina B2 se forma la aflatoxina M2. Por ello, las aflatoxinas M1 y M2 aparecen en la leche, la orina y las heces.

Todas las aflatoxinas son carcinogénicas, mutagénicas y teratogénicas pero la aflatoxina B1 es considerada la más tóxica estando clasificada como cancerígena para el ser humano y la aflatoxina M1, como posiblemente cancerígena para el ser humano.

Pueden entrar en la cadena alimentaria:
• Directamente a través del consumo de cereales, frutos secos y frutas y sus productos elaborados.
• Indirectamente a través del consumo de leche y derivados lácteos
como consecuencia del consumo de pienso contaminado con Aflatoxina M1.

Los alimentos más susceptibles a ser contaminados con aflatoxinas son:
• Cereales: principalmente maíz, y minoritariamente en arroz, girasol, trigo, soja y algodón.
• Frutos secos: cacahuetes, pistachos, nueces, almendras, higos secos
• Leche y productos lácteos.
• Especias

La ingesta de aflatoxinas puede provocar en el ser humano una intoxicación denominada aflatoxicosis, causando efectos tóxicos en el sistema inmunológico y hepático.
Los síntomas más frecuentes son vómitos, dolor abdominal, edemas, alteraciones hepáticas (cirrosis y hepatitis) y convulsiones en caso de alta concentración en los alimentos.

El grupo de población más vulnerable lo forman los niños, y especialmente, los fetos por los efectos teratogénicos (malformaciones congénitas) de las aflatoxinas.
Además, las mujeres embarazadas pueden excretar en la leche materna la Aflatoxina M1 exponiendo al bebé a sufrir aflatoxicosis.

Para mayor información le recomendamos el articulo presentado por la FAO http://www.fao.org/docrep/005/y1390s/y1390s04.htm

Suscribase Newsletter semanal panificacion

 ING CARN

z CON ING   

Nuevos Productos

|